LAS LECHUZAS NO SON LO QUE PARECEN

 

 

INGREDIENTES 

 

MASA QUEBRADA

200 g de mantequilla fría

300 g de harina

30 g de azúcar

100 ml de agua fría

½ cucharada de sal

1 huevo batido (para barnizar)

 

RELLENO

900 g de cerezas (deshuesadas)

200 g de azúcar

1 vaina de vainilla

1 cucharadita de canela en polvo

3 cucharadas de Maizena

 

 

ELABORACIÓN

 

RELLENO

1

El relleno hay que prepararlo un día antes de la elaboración de la tarta.

 2

Lavamos las cerezas y secamos.  Las deshuesamos utilizado un utensilio para este fin o con la ayuda de un cuchillo y un poco de paciencia.

3

Abrimos la vaina de la vainilla, a lo largo, para extraer cuidadosamente sus semillas. Reservamos.

4

Maceramos, durante toda una noche, las cerezas con las semillas de la vainilla, la canela y el azúcar. Las cerezas soltaran mucha agua. Las colamos y reservemos parte de este líquido para diluir la Maizena.

 

MASA

1

Tamizamos la harina, nos podemos ayudar con un colador si no tenemos tamizador.

2

Mezclamos la harina con el azúcar, la sal y la mantequilla partida en cubitos hasta conseguir una mezcla grumosa parecida a las migas. Es importante que tanto la mantequilla como el agua de la masa estén muy frías.

3

Incorporamos poco a poco el agua fría hasta obtener una masa que se pueda manejar con las manos. Este proceso de amasado lo podemos realizar a mano o con una amasadora eléctrica. Dividimos la masa en dos porciones, para la base y para el enrejado, y la envolvemos en papel film. Dejamos reposar en la nevera durante una hora.

4

Precalentamos el horno a 220ºC (arriba y abajo).

5

Engrasamos el molde o los moldes que vayamos a utilizar con mantequilla.

6

Estiraremos la masa con un rodillo con un grosor aproximado de 2 mm.

7

Revestimos el molde o moldes con la masa y cortaremos la parte sobrante.

8

Con el resto de la masa quebrada elaboramos el enrejado o el tipo de tapa que deseemos. Estiraremos con el rodillo la masa hasta obtener un grosor de 2 mm y cortamos unas tiras de 10 mm de ancho, cruzándolas obtendremos una especie la rejilla. Si no queremos marearnos demasiado, o no tenemos tiempo podemos cubrir nuestra pie con una tapa de masa lisa y realizar algún corte o chimenea para que pueda salir el vapor.

 

 

MONTAJE DE LA TARTA

1

Mezclamos las cerezas con la Maizena diluida y removemos bien. Vertemos sobre la masa quebrada.

2

Colocamos el enrejado o la masa que tengamos preparada para tapar nuestra pie y barnizamos con un huevo batido.

3

Horneamos a 200 º C (arriba y abajo) alrededor de 45 minutos, dependiendo de cada horno. Observaremos que la masa esta dorada y la base de la tarta bien cocinada antes de sacarla del horno.

4

Dejamos enfriar sobre una rejilla antes de servir. La Cherry Pie es una tarta que está muy rica templada, incluso podemos calentarla al día siguiente en el horno y su masa vuelve a recobrar su textura crujiente. 

 

  

 

 PUEDEN INTERESARTE ESTAS OTRAS TARTAS TWIN PEAKS

 

 

 

 

Print

0
0
0
s2sdefault